Cabecera de la web

España

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Google+
  • Instagram
  • LinkedIn
  • QuieroLeer
  • Contacto
  • RSS
  • YouTube
  • Manuscritos

Entrevista a Angélica Bovino, autora de 'Vivir en abundancia de la mano de los ángeles'

Entrevista a Angélica Bovino, autora de 'Vivir en abundancia de la mano de los ángeles'

Hablamos con Angélica Bovino, comunicóloga, psicoterapeuta Gestalt, facilitadora de desarrollo humano, orientadora humanista y angeloterapeuta, sobre su libro Vivir en abundancia de la mano de los ángeles.

¿Qué es la abundancia?
Si buscamos en el diccionario la palabra Abundancia,  el significado que aparece es “mucho de algo”,  ese “algo” puede ser positivo o negativo. De tal manera que podemos tener abundancia de coches en el tráfico,  abundancia de limones en el mercado, de billetes en el banco,  comida en el banquete,  etc.  

Algunas personas confunden la palabra abundancia con prosperidad económica;  cabe mencionar que un buen respaldo monetario es parte de la abundancia,  sin embargo,  para mí la abundancia significa muchas cosas más:  

SIGNIFICA SALIR DEL GRIS PARA CREAR UNA VIDA DE COLORES,  es decir salir de la monotonía,  de la rutina, del aburrimiento que se podrían considerar como una vida en tonos de grises; para entrar en la riqueza de vivir diferentes experiencias que nutren la existencia misma y que yo lo traduzco en tener una vida de colores.  

ABUNDANCIA SIGNIFICA VOLVER A SOÑAR,  permitirte recordar tus sueños,  saberte merecedor y capaz de lograrlos. 

LA ABUNDANCIA SE EQUIPARA A ESTAR EN LA VIDA,  a vivir con los brazos abiertos, dándole la bienvenida a lo que sea que la vida traiga consigo y tratando de sacar el mejor provecho de cada circunstancia.  

En pocas palabras, para mi la abundancia es equiparable a tener una vida plena.  

¿Quiénes son los ángeles?
Los ángeles son nuestros compañeros de viaje; son los seres de luz, mensajeros de Dios, que vienen a ayudarnos en todos los aspectos del quehacer humano: nos guían, nos acompañan, nos protegen, nos miman y nos hacen sentir profundamente amados por Dios.  
Sin embargo, al parecer la función principal de los ángeles es recordarnos para qué descendimos a este tiempo espacio. ¿Qué es lo que vinimos a aprender? Nos ayudan a ver las lecciones recibidas, a capitalizar el aprendizaje y a  trascender el dolor; por otro lado, nos muestran que vinimos a cumplir con una misión, nos empujan a ponernos en marcha y nos abren los caminos para lograrla.  

¿Cómo se manifiestan estos y cómo nos pueden ayudar?
Los ángeles todo el tiempo están en contacto con nosotros, deseosos de que los volteemos a ver. Todo el tiempo nos envían señales, nos dejan verlos o sentirlos, ponen pensamientos en nuestra cabeza o se comunican con nosotros a través de la intuición.  

Algunas señales que continuamente nos envían los ángeles son: plumas, nubes en formas de ángeles, arcoíris, libros que se caen del librero (y tienen justo la respuesta que necesitas), monedas, animales, etc. Los ángeles nos ayudan abriendo puertas donde no existían y eliminando los obstáculos del camino.  

¿Qué aspectos conforman la abundancia?
Para mi,  la abundancia se compone de: tener un respaldo económico que me permita sentirme libre y en paz,  trabajar en algo que me encante y me llene de satisfacciones, sentirme segura en mi mundo y ser autónoma; tener una excelente relación con mi cuerpo, estar sana, tener hábitos saludables, sentirme fuerte y ágil, practicar algún deporte que me guste, vivir plenamente mi sexualidad; reconocerme valiosa, merecedora de una vida plena, saber que estoy dotada de talentos para compartir con el mundo,  amarme y respetarme, saberme única e irrepetible; tener vínculos profundos con aquellos que amo,  vivir con el corazón abierto y permitirme compartir el amor; hablar desde mi verdad, saber que lo que yo tengo que aportar al mundo es valioso y merece ser escuchado; tener pensamientos positivos, reconocerme sabio, inteligente y permitirme vivir desde la intuición. Pero, lo más importante de todo es integrar a Dios en mi vida, reconocer que nada de lo anterior tendría sentido, si Dios no está presente en cada aspecto de mi existencia.  

¿Tu nombre, Angélica, estaba predestinado? 
Alguna vez le preguntaron a mi hermana si Angélica era mi nombre artístico, este hecho nos dio mucha risa. Mi papá se llama Angelo; yo fui la tercer mujer.  Esperaban que fuera varón y me llamarían como mi papá. Al ser mujer,  mi papá pidió que me llamaran Angélica.  

¿Quieres escuchar algo simpático?  Mi pareja actual se llama Ángel,  si ya sé, es un poco ridículo,  yo le digo que es mi angelito terrenal y que los ángeles me lo mandaron para que me acompañara en esta vida.  

¿Te gustaría añadir algo más?
Sí,  solo quiero recordarles que lo único que nos separa de tener una vida abundante y plena es el miedo. Una vez que superas el miedo y que te abres a recibir las bendiciones que Dios, el Universo y los ángeles tienen para ti, tu vida se convierte en una sucesión de pequeños y grandes milagros.  


 
 

Volver...
Compartir...
FacebookTwitterGoogle

Aviso legal | © Copyright 2014 EDICIONES URANO | Plaza de los Reyes Magos, 8. 1º C. 28007 Madrid - España

A papiro company